Authors Posts by admin

admin

28 POSTS 0 COMMENTS

0 564
La granada y el ape de dalí
La granada y el ape de dalí

El artista catalán Salvador Dalí, admirador y partidario de la teoría de los sueños de Freud, extrae, como muchos surrealistas, el inconsciente para la creación de sus obras.

En “Sueño causado por el vuelo de una abeja alrededor de una granada un segundo antes de despertar” (1944) Dalí nos revela en el título todas las informaciones necesarias para resolver la adivinanza que ha pintado para nosotros: desde el estímulo exterior (la abeja que zumba alrededor de la granada) se desarrolla el sueño de la mujer pintada  (Gala, musa y esposa de Dalí) generando una serie de imágenes, fruto de asociaciones mentales de contenido irracional.

En la opinión de Freud, durante el sueño, el cerebro elabora los estímulos sensoriales exteriores construyendo imágenes que, junto con los deseos del inconsciente, crean formas nuevas.

El miedo inconsciente del pinchazo de la abeja se transforma en una visión cargada de agresividad donde la granada, símbolo del femenino, pare un pez monstruoso, que genera dos tigres negras y amarillas como el cuerpo de la abeja y, al final, una bayoneta, o sea el aguijón, que está por traspasar el brazo de la dormida.

Un elefante de patas larguísimas como insecto, muy presente en la obras de Dalí y referencia al obelisco de Minerva de Bernini en Roma, camina en las aguas subrayando la atmosfera paradojal, que oscila entre fuerza e impotencia.

En la representación, todo está como colgado en el aire y todo está cubierto por el agua, entendida como una referencia simbólica al nacimiento y al inconsciente, a todo lo que se queda reprimido dentro de uno mismo.

El sueño de Gala crea imágenes de un universo privado cargado de símbolos y remisiones al femenino y al masculino, en un ciclo perpetuo en que los confines entre ser víctima o creadora se desvanecen y pierden su significado.

Photo credits: Chamko Rani

0 531
Granada: pequeňa historia en granos - parte I
Granada: pequeňa historia en granos - parte I

La granada es uno de los frutos más antiguos de la historia de la humanidad: se encuentran huellas en las excavaciones de la primera edad del bronce (3500 – 2000 A.C.).

Originaria del Irán, aparece en Egipto alrededor del 1600 A.C., donde se utiliza de varios modos: el jugo sirve para combatir las lombrices, la flor y la cáscara se usan como colorantes para tejidos y pieles.

En 957 A.C., las columnas del Templo de Salomón en Jerusalén están decoradas con estos frutos que ornan también los vestidos de los sacerdotes, arriba y debajo de los dobladillos.

El fruto llega a Occidente, desde Cartagena hasta Roma, alrededor del 700 A.C.

Conocido como “malum punicum” (manzana fenicia), es usado por las mujeres casadas, que decoran sus gorros con frutos, hojas y ramos de granada, para indicar su estado civil.

El fruto, cargado de símbolos, se encuentra en las religiones antiguas, (700 – 480 A.C.): para el zoroastrismo el árbol es símbolo de vita eterna, en el budismo es fruto bendito y la religión griega lo vincula al mito de Perséfone, hija de Zeus y Deméter, para simbolizar la indisolubilidad del matrimonio.

Alrededor del 138 – 125 A.C. Cina encuentra la granada, que llega a Medio Oriente a través de la legendaria Ruta de la Seda.

Mahoma, fundador del Islam (609-632), considera la granada un fruto precioso, nutriente, portador de paz tanto emotiva como física, que purifica el cuerpo de los celos y del odio.

Es en Granada (España), en la Alhambra, que la dinastía de los Nazaríes elige la granada como elemento de decoración en las bóvedas y en los mosaicos (1238 – 1258).

Foto: Fresco Pompeya

0 582
Granada de las granadas
Granada de las granadas

En la Biblia, encontramos la granada entre los siete productos agrarios de la tierra prometida.

La descripción de las dos columnas del templo de Salomón, decoradas con este árbol y este fruto, es por cierto una de las más encantadoras.

Sobre todo, la granada es metáfora de fertilidad en los Cantares. Los Cantares – textos de la Biblia judía y cristiana – son un maravilloso poema de amor entre Salomón y su amada, Sulammita.

Un himno de belleza y amor, que aún hoy muchas veces tiene el papel de dedicarse a los matrimonios: entre los numerosos símbolos que el autor de los Cantares regala a su amada, aparece también la granada.

La granada tiene un valor simbólico tan fuerte que la amada se compara a un jardín de granadas. El jardín, metáfora del amor, es un florecer de granadas. En cuanto las granadas florezcan en el jardín, el amor estará listo para la unión.

¿Podemos imaginar este jardín?

Una concentración perfecta de naturaleza, colores y perfumes.

Al describir el cuerpo de la amada, el autor dice: Tus labios, como un hilo de grana, Y tu habla hermosa; Tus mejillas como cachos de granada detrás de tu velo. (Cantares 4,1-3).

Para el hombre bíblico, la belleza es salud y, por ende, fertilidad.

Un árbol fértil y fecundo como la granada: así es, para él, ella. El rojo de las mejillas es un claro símbolo de energía vital y de una fertilidad que está por cumplirse.

Tus renuevos paraíso de granados, con frutos suaves,
De cámphoras y nardos,
Nardo y azafrán, Caña aromática y canela, c
con todos los árboles de incienso;
Mirra y áloes, con todas las principales especias aromáticas.
Fuente de huertos,
Pozo de aguas vivas, Que corren del Líbano.
Sopla mi huerto, despréndanse sus aromas.
Venga mi amado á su huerto,
Y coma de su dulce fruta.”
(Cantares 4,13-16, Biblia).

 Foto: Miniatura de la Biblia, la catedral de Winchester, siglo XII

Granada: fruto cargado de símbolos
Granada: fruto cargado de símbolos

Árbol simbólico por excelencia, la granada es planta de buen augurio. Significa abundancia, riqueza, longevidad, amor pasional y fertilidad.

Esta simbología está confirmada también por la tradición asiática, donde la granada abierta representa abundancia y buen auspicio.

Aún hoy, las esposas turcas tiran al suelo una granada y, según cuantos granos salgan en el impacto, será el número de los hijos que parirán.

La leyenda de origen indiana dice que el jugo de este fruto combate la esterilidad.

En la mística cristiana, este simbolismo se enriquece de significado espiritual hasta considerar el fruto y sus semillas expresión de la resurrección de Cristo y de la perfección divina. Un único fruto que reúne tantas semillas preciosas representando la unión misma de la Iglesia.

En los cuadros renacentistas la granada, en las manos de la Virgen o Jesús, simboliza la sangre, luego, el mismo destino de Cristo.

Para la masonería, es un símbolo importante y representa la fraternidad entre los miembros (los granos), la solidaridad de las logias, que están en el mismo fruto, y la tolerancia de la diversidad.

Para los judíos, la corona, que en el simbolismo judío indica santidad, está representada por la “corona”, residuo del cáliz floreal que permanece en la parte apical del fruto.

La granada es considerada símbolo de honestidad y decoro, ya que su fruto tendría 613 semillas, que, igual que perlas, son las 613 disposiciones escritas en la Torah (365 prohibiciones y 245 obligaciones); respectándolas, nos aseguramos una conducta sabia y justa.

Sin embargo, para la genealogía, representa la amistad, en el lenguaje de las flores significa sinceridad y generosidad.

Foto: Granada, autor desconocido, XIV sec.

La Granada: aspectos botánicos e históricos
La Granada: aspectos botánicos e históricos

Familia: ROSACEAE
Especie: Punica granatum L.
Nombre común: Granada

La granada es un arbusto o árbol pequeño de hojas caducas, muy longevo.

La especie progenitora es, tal vez, Punica protopunica (Balf. F.) hoy en día localizable en la ex Unión Soviética. Los primeros indicios de su plantación datan 5000 años más o menos, en el área entre el Irán y el Cáucaso. Luego, desde aquí, se ha difundido en el resto del Mediterráneo y en los lugares más lejanos del mundo. Tal vez fueron los Fenicios los que difundieron la granada en muchas áreas del Mediterráneo (D’Aniello et al., 2000).

La forma de arbusto es predominante al estado salvaje, mientras que, una vez plantada, asume las características de un árbol con un tronco más o menos curvado según la edad. Hay dos tipos de flores, uno fértil (en los ramos de dos años) y el otro estéril (en los ramos de un año); entonces, la producción ocurre en los ramos de dos años. La polinización cruzada favorece la productividad.

Es difícil establecer el número de variedades en el mundo, tanto por la falta de estudios específicos como por la tendencia a juntarlas sólo en tres grupos principales: “dulces”, “agridulces”, “agrias”.

Un estudio de los años ’80 toma en cuenta 72 variedades en el área mediterránea y medio-oriental. En Italia, en los antiguos ensayos, se citan a las siguientes variedades: “agria”, “dulce normal”, “dulce a dientes de caballo”, “amarga real”, “amarga a dientes de caballo”, “dulce alappia” (Scortichini, 1990).

 

Photo credits: Francesco Minonne

0 471
Spritz analcohólico de Granada
Spritz analcohólico de Granada

¿Qué pongo?
Ingredientes para 2 personas:
1 granada
2 cucharas de azúcar de caña
200 ml de agua gasificada o soda
hielo
lima para decorar

¿Cómo lo preparo?
Limpie la granada, desgranándola bien y elimine la corteza blanca que a veces se queda pegada. Exprima los granos (dejando unos para la decoración) para obtener el jugo licuar y luego pasarlo por un tamiz fino.
Añada al jugo el agua gasificada (o la soda), el azúcar de caña, el hielo, mezcle todo y sirva decorando con granos de granada y rebanadas de lima.

Photo credits: Manuela Barone

0 489
Arroz con leche de granada
Arroz con leche de granada

¿Qué pongo?
Ingredientes para 4 porciones
60 g de arroz (Balilla p.ej.)
120 g de agua
400 ml de leche de almendra
100 g de azúcar integral claro
1 cáscara de vainilla bourbon
125 ml del jugo de granada procesada
1 cardamomo
1 cuchara de miel acacia
1,5 g agar-agar

Tiempo: 40 minutos

¿Cómo lo cocino?
Enjuague el arroz bajo el agua corriente y después cocínelo dentro de una cazuela llena de agua hasta que la misma se absorba completamente.
Añadir la leche de almendra calentada aparte con 70grs de azúcar, la cáscara de vainilla y las semillas, cocinar por 20 minutos más, dejando que esta siga hirviendo de manera ligera. Tiene que llegar a tener consistencia cremosa pero no demasiado densa ya que, una vez fría, se condensará demás.
Entre tanto, prepare la gelatina de granada: exprima o procese las granadas, filtre el jugo, añada las semillas de cardamomo machacadas, quitando la cáscara coriácea, ponga todo en una cazuela, agregue la miel y 30grs de azúcar claro y deja hervir. Incorpore el agar-agar y mezcle por 10 minutos. Luego quitar del fuego y dejar que se enfríe.
Ponga una cuchara de gelatina en cada vaso o copita, divida el arroz con leche y ponga en la nevera.
En cuanto sirvas, decore con granos de granada y una cuchara de gelatina.

Photo credits: Amula Cucina Creativa

0 508
Granada
Granada

La granada aporta cada 100grs 63 kcal, está compuesta el 80% de agua, contiene aproximadamente 16grs de azúcar, cantidad mínima de grasas y proteínas. Es muy rica en sales y minerales, fierro por ejemplo, y por eso resulta muy útil para quién sufre de anemia.

Es benéfica para el micro-círculo y el drenaje de los tejidos gracias a una buena cantidad de potasio; en cambio, es pobre de sodio y fósforo.

La granada es rica de vitamina C y A, que nos defienden de las enfermedades de enfriamiento de la temporada invernal.

Es igualmente importante el contenido de niacina o vitamina B, que interviene en procesos biológicos fundamentales como la producción de energía, la síntesis del DNA y el funcionamiento del sistema nervioso. Otro elemento importante es el aporte de fibras muy útil para una correcta función intestinal.

Lo que hace la granada un alimento tan benéfico es la presencia de moléculas antioxidantes, de las que aun hoy se están estudiando las posibles funcione terapéuticas.

Entre estas moléculas, se encuentran poli fenoles, antocianinas, flavonoides, ácidos orgánicos como el ácido pelágico y el ácido caféico, quercetina, triterpenos. Estas moléculas están repartidas en las varias partes de la planta como el fruto, las semillas, el pericarpio, las flores, las hojas y las raíces.

Las funciones y los beneficios de estas moléculas bioactivas son numerosas, como su acción anti cáncer, hipoglucémico, regulador del colesterol, antihipertensivo.

Photo credits: Naama Ym