La granada es uno de los frutos más antiguos de la historia de la humanidad: se encuentran huellas en las excavaciones de la primera edad del bronce (3500 – 2000 A.C.).

Originaria del Irán, aparece en Egipto alrededor del 1600 A.C., donde se utiliza de varios modos: el jugo sirve para combatir las lombrices, la flor y la cáscara se usan como colorantes para tejidos y pieles.

En 957 A.C., las columnas del Templo de Salomón en Jerusalén están decoradas con estos frutos que ornan también los vestidos de los sacerdotes, arriba y debajo de los dobladillos.

El fruto llega a Occidente, desde Cartagena hasta Roma, alrededor del 700 A.C.

Conocido como “malum punicum” (manzana fenicia), es usado por las mujeres casadas, que decoran sus gorros con frutos, hojas y ramos de granada, para indicar su estado civil.

El fruto, cargado de símbolos, se encuentra en las religiones antiguas, (700 – 480 A.C.): para el zoroastrismo el árbol es símbolo de vita eterna, en el budismo es fruto bendito y la religión griega lo vincula al mito de Perséfone, hija de Zeus y Deméter, para simbolizar la indisolubilidad del matrimonio.

Alrededor del 138 – 125 A.C. Cina encuentra la granada, que llega a Medio Oriente a través de la legendaria Ruta de la Seda.

Mahoma, fundador del Islam (609-632), considera la granada un fruto precioso, nutriente, portador de paz tanto emotiva como física, que purifica el cuerpo de los celos y del odio.

Es en Granada (España), en la Alhambra, que la dinastía de los Nazaríes elige la granada como elemento de decoración en las bóvedas y en los mosaicos (1238 – 1258).

Foto: Fresco Pompeya

SIMILAR ARTICLES

Granada todos los días

0 698

NO COMMENTS

Leave a Reply