En la Grecia antigua, la granada ha sido uno de los atributos iconográficos de unas divinidades femeninas, como Deméter, Perséfone, Afrodita y Hera.

Aunque sean divinidades diferentes, tienen algo en común: son consideradas responsables de la fertilidad de las personas, de los animales y de la abundancia de la cosecha.

A través del estudio de la presencia de la granada en las imágenes de la diosa Hera, se ha confirmado por un lado en qué medida símbolos e imágenes cristianas provengan del culto pagano pre-existente, por otro cuánto unos ritos y usos actuales concernientes al fruto, tengan raíces muy lejanas.

La granada - Hera
La granada – Hera

La diosa Hera, hermana y esposa de Zeus, soberana del Olimpo, era adorada como divinidad protectora de las bodas y de la fidelidad conyugal, siempre está representada de manera solemne, generalmente sentada en su trono. Los atributos más comunes en sus representaciones son el polos (tocado), la adormidera y la granada, símbolo de abundancia y fertilidad.

En las excavaciones de Heraion (lugar de culto dedicado a la diosa) de Samo se hallaron muchas granadas de bronce y terracota, unas tienen un hueco en la corola para que sean colgadas como frutos votivos. Sin embargo, cerca de Heraion en la desembocadura del Sele, no muy lejos de las excavaciones de Paestum, se ha hallado una estatua marmórea de Hera en su trono con la granada en las manos. El culto de Hera sobrevivió por largo tiempo en esta zona y fue reelaborado por la nueva doctrina: en los alrededores de Paestum se ha difundido la iconografía de la “Madonna del Granato” donde el antiguo símbolo pagano de la granada anuncia el martirio fecundo igual que el fruto rico de semillas.

Photo credits: Anton Raphael Mengs

SIMILAR ARTICLES

NO COMMENTS

Leave a Reply