Desde siempre, la granada ha sido utilizada en muchos ámbitos: trátese, sin embargo, de una planta y de un fruto muy versátil, con numerosas propiedades.

La granada, tanto como planta que como fruto, se utiliza no sólo como medio terapéutico sino también en el ámbito estético.

Las acciones benéficas para el cutis y la dermis se deben a la presencia de sustancias que captan y eliminan los radicales libres, y otras más que tienen acción antiinflamatoria. Antocianinas, ácidos orgánicos y ácidos grasos contenidos en la parte oleosa de los granos tienen efecto regenerativo en el cutis y protegen de los rayos ultravioletas del sol. Además, ha sido probado su efecto endurecedor en el colágeno de la dermis sub-cutáneo, gracias al efecto regenerativo de las células que sustentan los tejidos.

La granada elíxir de bellezza
La granada elíxir de bellezza: Photo credits: Danielle Walquist Lynch

Los efectos benéficos han sido estudiados tanto en los extractos del pericarpio y en el zumo extraído del fruto como en el aceite que se saca de los granos exprimidos. Cada tipo de producto ha tenido un buen resultado. El aceite, en particular, tiene una acción muy hidratante, es un fuerte antiarrugas, de hecho se utiliza en muchas gamas cosméticas, sobre todo para el tratamiento de pieles maduras, inflamadas y cortadas. La acción del aceite se debe sobre todo a la presencia de Vitamina E, ácidos grasos poliinsaturados, flavonoides, fitosteroles y fitohormonas.

Granada: cremas para la cara

Es posible preparar, también en casa, unas cremas para la cara, utilizando:

  • 1 albumen del huevo o yogurt
  • 1 cucharadita de miel,
  • 1 cucharadita de aceite o zumo de granada.

Mezclar todos los ingredientes juntos y aplicar en la piel por unos minutos.

Photo credits: Danielle Walquist Lynch 

SIMILAR ARTICLES

NO COMMENTS

Leave a Reply