La granada (Punica Granatum) se clasifica como especie en el grupo de los que se denominan Fructíferos Menores (o frutos antiguos).

Es necesario comprender el significado del grupo para definir esta clasificación.

Los fructíferos menores son especies vegetales espontáneas que no requieren tratamientos particulares ya que son resistentes tanto a las patologías como a la intemperie.

Además, el adjetivo menor proviene del pasado, ya que en el Medio Evo esas especies eran cultivadas por las clases trabajadoras para uso doméstico o para obtener unas ganancias. Sin embargo, los señores no consideraban esas especies de valor y preferían los “fructíferos mayores” (melocotón, manzano, cerezo etc.)

A nivel empírico, serían “fructíferos menores” todas aquellas especies frutales leñosas con una producción por debajo del umbral que en Italia se podría individuar alrededor de 100.000 toneladas (Bellini,Giordani e la Malfa-2010).

En contraste, en los últimos años, estamos en presencia de una revaluación de la granada, sobre todo en el área Mediterránea. Eso gracias a importantes factores ambientales, socio-económicos y socio-culturales.

A nivel ambiental el clima mediterráneo siempre favorece la propagación de esta especie, sobre todo porque es resistente a la salinidad y prefiere el abastecimiento de agua.

De hecho, se han planteado muchos proyectos y manifestaciones para fomentar su adopción, por sus propiedades nutritivas excepcionales, tanto en el ámbito doméstico que en el médico-farmacéutico.

Entonces ¿Por qué seguimos hablando de Fructífero Menor?

 

Photo credits: Golf Bravo 1

SIMILAR ARTICLES

NO COMMENTS

Leave a Reply