Varios estudios de laboratorio están focalizándose en los efectos benéficos y saludables del fruto de la granada y sus derivados. Por ende, es posible asumir su aplicación terapéutica para unas patologías. Entre éstas, es muy interesante la potencialidad anti-cáncer. Se observa que los extractos de granada (tanto el zumo como el aceite extraído de los granos) pueden desacelerar y aun inhibir la proliferación celular y entonces la progresión del cáncer; además, tienen la capacidad de regular el mecanismo de muerte de las células tumorales.

La granada y sus aplicaciones

Este efecto ha sido estudiado y observado, al menos en laboratorio, en diferentes tipologías de cepas celulares, sugiriendo el uso de la granada como terapia suplementaria a los tratamientos estándares.

La granada y sus derivados son útiles también para mantener las arterias sanas, el corazón y todo el aparato cardiocirculatorio, gracias a la acción anti-oxidante de los poli fenoles y las punicalaginas, que remueven los radicales libres, responsables de daños a las paredes de los vasos sanguíneos.

Es fundamental mantener en buena salud el corazón y las arterias para prevenir ictus e infarto.

En los últimos años, se está suponiendo un efecto neuroprotector de los poli fenoles de la granada y su posible uso para la enfermedad de Alzheimer. Sin embargo, esperamos confirmación.

 

Photo credits: Chany Crystal

SIMILAR ARTICLES

NO COMMENTS

Leave a Reply